Ir a versión        
móvil                 
Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Índice de conceptos católicos
El Sr. Bergoglio dice herejías

Nuestra vida es como una escuela

La vida es como una escuela, donde según nuestra edad, debemos ir aprendiendo ciertas cosas y debemos ir resolviendo problemas que se nos presentan.

Cuando somos pequeños los problemas son pequeños:

¿cuánto es dos mas dos?
Cuando vamos creciendo y ha hemos superado los problemas anteriores, se nos plantean problemas de más difíciles (de multiplicación):
¿cuánto es dos por tres?
Nunca se nos presentan problemas que no corresponden a nuestra edad.
"No os ha sobrevenido tentación que no fuera humana, y fiel es Dios, que no permitirá que seáis tentados sobre vuestras fuerzas; antes dispondrá con la tentación el éxito para que podáis resistirla" I Cor 10,13
Pero, a menudo, hemos olvidado estudiar alguna asignatura, y cometemos errores al responder a sus problemas.

En esos casos tenemos que interrumpir nuestra vida cotidiana para estudiar la asignatura pendiente con más intensidad .

De pequeños tenemos que quedarnos en casa estudiando y no podemos ir a jugar con nuestros amigos.
De mayores acabamos en un hospital o cárcel por conducir borrachos. Es otra forma de suspender nuestra vida cotidiana y tener tiempo para recapacitar sobre nuestro error.
Y nos volverán a ocurrir las mismas cosas hasta que no aprendamos y cambiemos nuestro comportamiento (dejemos de conducir borrachos).
Siempre recibimos lo que más nos conviene, aunque no sepamos ver que es así.

Las ovejas no entienden que las mordidas de los perros del pastor para animarlas a entrar en el corral, son por su bien (para protegerlas de los lobos).

Hasta que nosotros (ovejas) no nos damos cuenta del lo bueno que es para nosotras que nos metan en el corral, pensamos mal del perro y sus mordidas, pensamos que el mundo es imperfecto, está mal hecho.



Ir a versión        
móvil                 
Copyright   Aviso legal Arriba