Más
info

Cómo estamos

Contradicciones evidentes de la gente

Puede parecer que estamos vivos y estar bastante muertos

Las cosas muertas, las máquinas, hacen siempre lo mismo.

Si nosotros hacemos siempre lo mismo, si no aprendemos, si no vamos mejorando nuestro comportamiento, pareciéndonos cada vez más a Jesucristo,... pues estamos como máquinas, bastante muertos.

Si ignoramos completamente la religión en nuestra vida y sólo seguimos la regla "perseguir el placer y huir del dolor", pues estamos comportándonos como máquinas, estamos como muertos.

El error principal

Condenarnos eternamente. No creer en la posible condenación eterna. (Todas las culturas creen en el infierno).

(Pueden descargar un documento PDF con muchos diagramas que lo explica. Está optimizado para verse en ereaders con pantalla de 6 pulgadas).

Podemos regir nuestra vida por el miedo al infierno (el Dios del Antiguo Testamento era un Dios a quien temer porque los judíos de entonces no eran capaces de más), pero ahora no es lo más adecuado, porque ahora estamos en los tiempos del Nuevo Testamento, que es nuestro Dios a quien amar. Es suficiente el miedo al infierno para evitar la condenación, pero es mucho más deseable salvarnos por amor a Dios.

El segundo error

No saber que en el cielo (y en el infierno) hay grados. Y por tanto, que podemos ir al cielo (después de mucho sufrir en el purgatorio) y aún así nuestra dicha será muy muy pequeña porque estaremos lejísimos de Dios. No hay trucos ni atajos. En el cielo tendremos sólo de acuerdo a lo que nos lo hayamos ganado en la tierra.

La mentira más importante

Es el materialismo, hacernos creer que lo más importante es lo material, lo visible, lo palpable, medible.
Que podemos pensar lo que queramos y no es pecado mientras no lo hagamos.

Lo material influye en lo invisible, así, cuando estamos intoxicados de alcohol (borrachos) no podemos pensar bien o no tomamos buenas decisiones, pero lo invisible es más importante, es la raíz de que hayamos querido beber demasiado.

El demonio quiere que busquemos la solución a nuestra situación en lo material y nos olvidemos de lo invisible.

Que busquemos "no se qué" remedio para la borrachera. No quiere que mejoremos nuestro interior para no volver a emborracharnos.

La mejor mujer no es la más bella de cara o cuerpo, sino la más bella en su interior.

Todos sabemos lo adorable que es la compañía de ciertas mujeres. De igual manera adoramos a la Virgen que transmite en sus actos todo el amor y sabiduría de Dios.

Fijémonos que la Biblia no menciona absolutamente nada de la apariencia de la Virgen, de Jesús, discípulos,... si eran bajos, altos, gordos, delgados,... ¿por qué? Porque no importa nada.

Lo que importa y narra es su mensaje, la buena noticia de que tenemos un Salvador que nos libra de la condenación eterna.

Pecamos contra todo

Óyese decir a muchos de vosotros, cuando os halláis agobiados por algún dolor: Pero ¿en qué he ofendido yo al Señor, para experimentar tantas miserias? - ¿Qué mal has hecho, amigo, para que Dios te aflija de esta manera?... Repasa los mandamientos de la ley de Dios, uno a uno, y ve si hay uno solo contra el cual no hayas pecado. ¿Qué mal has hecho?... Recorre todos los años de tu juventud, reproduce en tu memoria todos los días de tu miserable vida; y después de esto preguntarás “¿qué mal has hecho para que Dios te aflija de tal suerte?” Sermón sobre las aflicciones del S. cura de Ars.

“practicáis una religión falsificada, una religión de rutina, una religión regulada por vuestras inclinaciones” Sermón sobre la virtud verdadera y la falsa del S. cura de Ars.

(Cuando dice que hemos pecado contra todos los mandamientos dice eso, no que hayamos cometido todos los tipos de pecados posibles, sino algún pecado en cada mandamiento).







Si somos creyentes (nuestra vida está dedicada a Dios, sea cual sea nuestro estado), todas las penas que suframos (hasta las más pequeñas) y las dificultades que (con la gracia de Dios) superemos para continuar viviendo y sirviéndoLe, nos sirven para pagar por nuestros pecados y ganar más mérito para la vida eterna. ¡Gran alegría en cada una!
Copyright - Aviso legal - Bendita eres Santa María, madre de Dios
Arriba