Más
info

Cómo nos trata Dios

Dios nos ha creado a su imagen y semejanza, criatura predilecta (nota 1), la mejor de la creación, no así el resto de criaturas inferiores.

El resto de criaturas son como robots, no son libres ni inteligentes: no pueden pecar ni enfermar por ello (excepto cuando nosotros las retiramos de su ambiente natural). Son robots biológicos: ni las hormigas sufren por trabajar todo el día ni la cigarra está alegre porque se lo pasa cantando. Hechas por Dios, son infinitamente más inteligentes que los robots electrónicos que hacemos nosotros.

Y por ello, por ser hijos suyos (nota 2), así nos trata, no como esclavos. Es decir:

Nota 1

Esta fue la causa de que un tercio de los ángeles se fueran al infierno: no estuvieron de acuerdo en que Dios escogiera al hombre para encarnarse en él, siendo como son los ángeles criaturas más perfectas que el hombre natural (no en gracia de Dios).

Nota 2

Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para obrar todavía solamente por temor como esclavos, sino que habéis recibido el espíritu de adopción de hijos, en virtud del cual clamamos con tanta confianza: Padre.
Aunque gobierna a todas las cosas, a nosotros nos gobierna como a señores, a las otras criaturas como a esclavos.

Se llama "Padre", porque nos ha adoptado; a las otras criaturas les ha dado ciertos regalos, pero a nosotros nos ha confiado su heredad, y esto como a hijos, y si somos hijos también nos pertenece la herencia. "No habéis recibido ahora el espíritu de servidumbre para obrar todavía solamente por temor como esclavos; sino que habéis recibido la adopción de hijos, en virtud de la cual clamamos con toda confianza: Abba, esto es, ¡Oh Padre mío!" (Romanos VIII, 15).

Si somos creyentes (nuestra vida está dedicada a Dios, sea cual sea nuestro estado), todas las penas que suframos (hasta las más pequeñas) y las dificultades que (con la gracia de Dios) superemos para continuar viviendo y sirviéndoLe, nos sirven para pagar por nuestros pecados y ganar más mérito para la vida eterna. ¡Gran alegría en cada una!
Copyright - Aviso legal - Bendita eres Santa María, madre de Dios
Arriba