Más
info
Índice de temas religiosos
El (anti) papa Francisco dice herejías

Cómo vendemos (vender) el alma al Diablo

No son necesarias ceremonias de ningún tipo, es todo mucho más sencillo y habitual.

Vendemos nuestro alma cuando pecamos. Cuando hacemos, con pleno conocimiento, algo que no es justo, correcto, bien. Cuando hacemos algo que daña física o espiritualmente a otro (le vendemos un aparato que funciona mal, le decimos mentiras, le facilitamos sus pecados,...).

Generalmente lo hacemos a cambio de dinero (en nuestro trabajo), pero también lo podemos hacer gratis, sólo por alimentar nuestro orgullo, o incluso pagando (como con nuestros caros vicios perjudicamos a otros).

(Recordemos que podemos pecar por acción o por omisión, por callar algo que debíamos decir o no hacer lo que debíamos. Recordemos que no pecamos si hacemos eso por necesidad, porque sino nos morimos de hambre. Ojo, pues muchas veces nos creamos muchas necesidades para justificar nuestros pecados, o no buscamos alternativas).

Por supuesto nuestro ego, nuestro orgullo, el ángel malo que nos acompaña desde el nacimiento nos hará justificarnos:

mil y una mentiras que aceptamos gustosos.

Y como último recurso siempre nos dirá que aleguemos “que no lo sabíamos”, aunque hayamos tenido 40 años de nuestra vida para cumplir con nuestras obligaciones de creyentes: una de ellas es estudiar la doctrina, saber lo que está bien y lo que no.

La ignorancia culpable es la primera estación de tren por donde pasan todos los trenes que, con origen nuestro orgullo, se dirigen al infierno.

Hay quien se vende por mucho dinero (los gobernantes, presidentes de bancos o grandes empresas,...) y hay quien se vende por un mísero salario.

Muchos querrían venderse a alto precio, pero como que el Diablo, sabedor de la crisis económica, no se lo ofrece, pues rebajan su precio hasta llegar a vender a su madre por un teléfono móvil que estará obsoleto en cuatro días.

El precio de las almas está hundido, o como dicen los economistas: “no hay mercado” -hay muchos vendedores y ningún comprador-, o como dice el Diablo en el cuento de “El Diablo va de compras”: “para qué te voy a ofrecer nada, si tu alma ya es mía”.


Copyright  -  Aviso legal      
Arriba