Ir a versión
móvil
Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Índice de conceptos católicos
El (anti) papa Francisco dice herejías

El cuerpo de resurrección

El cuerpo con el que resucitaremos para ir al cielo:
  • No tendrá ninguna de las imperfecciones que tenemos ahora (si estamos cojos o mancos tendremos el cuerpo completo).
  • Mantendrá las características propias, que lo diferencian de los demás: cara, estatura, complexión, etc. (no las deformidades).
Con los aspectos anteriores, será un cuerpo libre de todo padecimiento, inmortal, bellos «brillarán como el sol en el reino del Padre» (Mt 13,43), y unos tendrán, eso sí, mayor luminosidad que otros (1 Cor 15,41).
"Ningún vició habrá entonces en los cuerpos: si algunos hubiesen sido excesivamente gruesos, no tomarán toda la mole del cuerpo, sino que se reputará superfluo aquello que excediere su debida proporción. Y al contrario, Cristo restituirá por virtud divina todo lo que la enfermedad o vejez hubiese consumido en el cuerpo, como también lo que faltare a los que hubiesen sido muy flacos y delgados, porque Cristo no solamente nos volverá el cuerpo, sino también todo lo que la miseria de esta vida nos hubiere quitado". "No recobrará el hombre los cabellos que tuvo, sino los que fuere decente tener, según aquello: Todos los cabellos de vuestra cabeza están contados, porque se han de restituir según la divina sabiduría".CT
Según el grado de cercanía a Dios en el cielo, lo veremos más o menos cerca. Su contemplación de Cristo nos transfigurará en él. «Contempladlo y quedaréis radiantes» (Sal 33,6).



Ir a versión
móvil
Copyright   Aviso legal Arriba