Ir a versión
móvil
Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Índice de conceptos católicos
El (anti) papa Francisco dice herejías

El error principal

Condenarnos eternamente. No creer en la posible condenación eterna. (Todas las culturas creen en el infierno).

(Pueden descargar un documento PDF con muchos diagramas que lo explica. Está optimizado para verse en ereaders con pantalla de 6 pulgadas).

Podemos regir nuestra vida por el miedo al infierno (el Dios del Antiguo Testamento era un Dios a quien temer porque los judíos de entonces no eran capaces de más), pero ahora no es lo más adecuado, porque ahora estamos en los tiempos del Nuevo Testamento, que es nuestro Dios a quien amar. Es suficiente el miedo al infierno para evitar la condenación, pero es mucho más deseable salvarnos por amor a Dios.

El segundo error

No saber que en el cielo (y en el infierno) hay grados. Y por tanto, que podemos ir al cielo (después de mucho sufrir en el purgatorio) y aún así nuestra dicha será muy muy pequeña porque estaremos lejísimos de Dios.

No hay trucos ni atajos. En el cielo tendremos sólo de acuerdo a lo que nos lo hayamos ganado en la tierra.

¿Entregados a los demás para acercarlos a Dios?,...muy cerca de Dios en el cielo.

Las contradicciones evidentes de la gente

  • Dicen no creer en nada, pero dicen que su difunta madre está en el cielo.

  • Dicen no creer en el Demonio, ni en la condenación, pero se alteran muchísimo si alguien les dice que de seguir así se condenarán.

  • Dicen no creer en el infierno, que todos vamos al cielo. ¿Pero cómo vamos a ir al mismo sitio los santos y los degenerados, asesinos de inocentes, o ladrones de pobres?

  • Dicen que la misericordia de Dios nos salvará a todos. Ese es justamente uno de los pecados contra el Espíritu Santo que no tienen perdón.

  • Dicen ser católicos, pero desconocen casi todo de la religión que dicen profesar. En su vida han dedicado muchas más horas a ver cotilleos y telenovelas que a su religión.

  • Dicen ser religiosos, pero realmente adoran a un Dios que se inventan y que siempre les da la razón, por más veces que cambien de opinión.



Ir a versión
móvil
Copyright   Aviso legal Arriba