Más
info

Índice de temas religiosos
El (anti) papa Francisco trabaja para el Demonio

Estas páginas son apuntes que pueden contener errores de un servidor y se van mejorando con el tiempo y la gracia de Dios.

Elogio de tener hijos (creyentes)

Cuando somos padres (de hijos que vamos a educar como creyentes), estamos permitiendo que Dios cree una nueva persona:

- Que va a participar en la Iglesia militante, luchando por Él, por su honor y gloria.

- Que presumiblemente irá al cielo a participar de Su gloria.

¿Cómo no nos va a llenar de bendiciones Dios por ello?

Hasta bendiciones materiales: “cada nuevo hijo trae un pan bajo el brazo”.

Cada vez que nos negamos a ser padres, estamos evitando eso, estamos perdiendo esa grandísima bendición, estamos negándole eso a Dios.

Cómo se perpetúa la Iglesia

En una familia creyente, con unos padres creyentes:

Los hijos (varones) aman a su madre pero quieren ser como su padre.

Las hijas aman a su padre pero quieren ser como su madre.

Los hijos buscarán esposa como su madre, a quien querrán como a su madre.

Las hijas buscarán marido como su padre, a quien querrán como a su padre.

Así se perpetúa la Iglesia.

Cómo no se perpetúa (ni la Iglesia ni la sociedad)

Cuando la familia no es creyente o muy pecadora:

Los hijos (varones) no aman a su madre, con lo que verrán a sus posibles esposas como posibles madres y las rechazarán: no se casarán.

Las hijas no aman a su padre, con lo que verán a sus posibles maridos como posibles padres y los rechazarán: no se casarán.

Así no habrá descendientes y la sociedad se suicida en 20 años.

Copyright  -  Aviso legal      
Arriba