Ir a versión        
móvil                 
Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Índice de temas católicos
El (anti) papa Francisco dice herejías

La eternidad, el cielo

("el cielo", "por los siglos de los siglos")
Es el estado en el que estamos cuando nos damos cuenta vívidamente que no existen ni el tiempo ni el espacio.

Que el tiempo y el espacio nos parecen existir cuando miramos de una cierta forma.

Que lo que vemos de esa forma tiene su coherencia, tiene sus reglas que no se contradicen entre sí, pero que es solamente un castillo en el aire.
Reglas que tiene la realidad con espacio y tiempo:
- dos cosas no pueden estar al mismo tiempo en el mismo sitio
- no podemos percibir dos veces el mismo tiempo

Reglas que tiene el castillo en el aire:
- cada piedra debe apoyarse en otra
- podemos dejar huecos entre las piedas y así poder meter personas, caballos, comida, muebles, etc.

La realidad es un castillo en el aire entre los infinitos castillos que caben en el aire, y el aire es la eternidad.
Podemos estar en la eternidad en un momento y dejar de estarlo en el siguiente
  • Estamos menos en la eternidad (en el aspecto tiempo) cuando vivimos con prisa, cuando sentimos que los días pasan volando, que la vida es corta.
  • Estamos menos en la eternidad (en el aspecto espacio) cuando tenemos necesidad de movernos, cambiar de sitio, de viajar, para llenar un vacío interior (el vacío interior es la eternidad, que aterroriza a nuestro ego, y, como estamos habitualmente poseídos por él, vemos con sus ojos, pues es normal que la eternidad nos aterrorice. Al nuestro ego no le hace ninguna gracia que frecuentemos la eternidad, pues entonces dejamos de hacer lo que nos dice, dejamos de ser sus esclavos).
  • Estamos más en la eternidad (en el aspecto espacio) cuando nos damos cuenta de las consecuencias a larga distancia de nuestros actos.
    • Yo compro un coche aquí e inmediatamente uno de la india recibe un encargo de fabricar un asiento para mi coche.
    • Yo me imagino la alegría que debe estar sintiendo el otro por el regalo que le he hecho
  • Estamos más en la eternidad (en el aspecto tiempo) cuando preveo las consecuencias de mis actos en el futuro: Si yo compro un coche fabricado en la India, favorezco que cierre la fabrica de coches local.
  • Estamos más en la eternidad (en el aspecto tiempo) cuando recuerdo lo que me provocó mi circunstancia actual: Compré un Ferrari y ahora me llega una factura bien grande.
Estar en la eternidad otros lo llama "librarse de los pares de opuestos", "librarse de la dualidad", (del aquí y allí -espacio-, del antes y del después -tiempo-)

Estar en la etenidad es como poder leer un libro donde cada página explica la historia de un año y un lugar y podemos hojear el libro y leer la páginas que quedamos, tanto del principio como del final.
¿Cómo era Roma en el siglo I? Vamos a tal página.
¿Cómo será Roma en el siglo XXX? Lo podemos leer en otra página.

Todos podemos alcanzar el cielo en un instante. El cielo sólo está esperando que dejemos de poner trabas (ir quitando trabas es el camino espiritual).

Todo lo que ha ocurrido en todos los tiempos está ocurriendo en este momento dentro de nosotros:

Ahora está Poncio Pilatos interrogando a Cristo. Una parte de nosotros es Cristo, otra Poncio Pilatos, otra los fariseos que le increpan.
Cuando reconocemos cómo hacemos de Poncio Pilatos en nuestra vida nos damos cuenta de ello.
Cuando reconocemos situaciones en las que sentimos la tentación de acallar la voz del Cristo que llevamos dentro, cuando no queremos comprometernos con su liberación, estamos repitiendo la escena del interrogatorio.
Todo y todos están dentro de cada uno.




Ir a versión        
móvil                 
Copyright   Aviso legal Arriba