Más
info
Índice de temas católicos
El (anti) papa Francisco dice herejías

Hacerse como niños para ir al cielo

Cuando somos bebés, estamos completamente abiertos a todo, totalmente receptivos, somos como una esponja (y no hacemos nada).

Al crecer vamos siendo más selectivos en lo que absorbemos (y cada vez hacemos más cosas).

Podemos llegar a ser tan selectivos que incluso rechacemos como equivocado lo más importante.

O podemos ir despojándonos de las cosas que hemos absorbido durante la vida y quedándonos cada vez más sólo con las más importantes (y cada vez haremos menos, o como dicen los taoístas: el "wu wei", o como otros: practicaremos la "acción sin intención").

Esto es lo que quiere decir Cristo cuando nos pide que, habiendo llegado a hombres/mujeres adultos, nos convirtamos en niños: sin prejuicios, prepotencias, ideas concebidas, desconfianzas, recelos, miedos,

Es decir, de los tres aspectos que somos (Inteligencia, Amor, Energía)

Copyright  -  Aviso legal   -   Arriba