Ir a versión        
móvil                 
Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Índice de conceptos católicos
El (anti) papa Francisco dice herejías

Hacerse como niños para ir al cielo

Cuando somos bebés, estamos completamente abiertos a todo, totalmente receptivos, somos como una esponja (y no hacemos nada).

Al crecer vamos siendo más selectivos en lo que absorbemos (y cada vez hacemos más cosas).

Podemos llegar a ser tan selectivos que incluso rechacemos como equivocado lo más importante.

O podemos ir despojándonos de las cosas que hemos absorbido durante la vida y quedándonos cada vez más sólo con las más importantes (y cada vez haremos menos, o como dicen los taoístas: el "wu wei", o como otros: practicaremos la "acción sin intención").

Esto es lo que quiere decir Cristo cuando nos pide que, habiendo llegado a hombres/mujeres adultos, nos convirtamos en niños: sin prejuicios, prepotencias, ideas concebidas, desconfianzas, recelos, miedos,

Es decir, de los tres aspectos que somos (Inteligencia, Amor, Energía)

  • liberar nuestra Inteligencia de los prejuicios, ideas concebidas, de saberlo todo.

  • liberar nuestro Amor de recelos, rencores, miedos, desconfianzas, de tener miedo a todo

  • liberar nuestra Energía tanto del activismo como de la pasividad, tanto del obrar en exceso como de pecar por omisión..



Ir a versión        
móvil                 
Copyright   Aviso legal Arriba