Más
info
Índice de temas religiosos
El (anti) papa Francisco dice herejías

Las virtudes teologales (fe, esperanza, caridad)

La Esperanza

La Caridad

La Fe

Las virtudes morales son imprescindibles, pero sólo nos llevan a ser una persona buena, razonable y gris (¡que no es poco!).

Pero somos Hijos de Dios, estamos llamados para lo inimaginable. Y eso pasa por practicar, desarrollar las virtudes teologales.

Son dones sobrenaturales (que no recibimos de nacimiento)

Dios los envía a quien quiere cuando quiere. Nosotros, ejerciendo nuestra libertad, podemos aceptar recibirlos o no, ponernos en disposición de recibirlos o no, como la leche materna, que si el niño no mama, no recibe lo que le da su madre.

Pueden tener diferentes tamaños

Crecen cuando hacemos obras basándonos en ellas.

Su naturaleza es "dejar de hacer" (no "hacer")

Como vimos al hablar del “hacer” y del “no hacer”, en nuestra vida lo único que hacemos es permitir o impedir que las fuerzas o inspiraciones de los seres espirituales pasen a través de nosotros y se materialicen en el mundo.

Hablando de las virtudes teologales,

La fe es “lo que sale de nuestro interior” (donde está Cristo), cuando dejamos de creer las mentiras que nos inspiran los demonios. (La fe sale sola cuando apartamos los obstáculos, nuestras reticencias). (Las mentiras que nos inspiran los demonios nos dicen que no hay más que lo que conocemos).

La esperanza es “lo que sale de nuestro interior” cuando dejamos de creer lo que nos dicen los demonios: que sólo puede ocurrir lo que ha ocurrido ya antes.

La caridad, el amor es “lo que sale de nuestro interior”, naturalmente, cuando dejamos de creer lo que nos dicen los demonios: que somos los más importantes del Universo.

Más sobre el hacer y el no hacer.

Copyright  -  Aviso legal      
Arriba