Más info Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Ver en versión no móvil
Índice de conceptos católicos
El (anti) papa Francisco dice herejías

Consecuencias cotidianas del pecado original

Son consecuencia de haber sido expulsados del paraíso, donde veíamos cara a cara a Dios, veíamos claramente su voluntad, lo justo, lo correcto, lo bueno. Esta pérdida nos provoca:

  • Enfermedad (pues no sabemos lo que más conviene al cuerpo, le maltratamos y no le entendemos sus reacciones) y muerte. Esta debilidad también nos lleva al deseo de posesiones y placeres corporales.

  • Trabajar inútilmente (en algo equivocado, malo, o inútil -consciente o inconscientemente), que es lo que comúnmente se llama "trabajar para el Diablo".

  • Deber de ir (bien) vestidos.

  • Maltratamos al cuerpo de varias formas:

  • Inseguridad por no saber por qué ocurren las cosas, no saber con certeza qué hacer, o si estamos haciendo las cosas bien. Si no tenemos nunca ninguna duda es que estamos muy poseídos por uno de nuestros demonios (egos), y nos hace insensibles, totalmente inconscientes de lo que nos pasa.

  • Querer justificarnos (con los pecados de los demás):

    • "La mujer que me diste por compañera me dió de él y comí"

    • "La serpiente me engañó y comí"

    contestan Adán y Eva intentando justificarse ante Dios.(Gen 3, 13)
    Así los niños, al empezar a tener uso de razón, intentan justificarse, empiezan a repetir el pecado original, empiezan a pecar.

  • Familiaridad con el pecado y no ver claramente lo que es: la repetición de la desobediencia a Dios del pecado original.

  • Creer que nos benefician cosas que nos perjudican y viceversa.

  • Necesitamos cosas sagradas que especialmente nos recuerden a Dios. Si llegamos al cielo, donde tendremos visión directa de Dios (como en el paraíso teníamos), ya no necesitaremos que nada sea sagrado.

Otras son rastro de la desobediencia de nuestros primeros padres:

  • malicia, mala voluntad, deseo de hacer el mal

  • ambición, orgullo,...

  • querer ocupar el lugar de Dios: "El Hombre como medida de todas las cosas"

Los males corporales como castigo del pecado original

Una cosa es causa indirecta de otra, si es causa que remueve los obstáculos: así se dice en el libro VIII de los Físicos 12 que quien retira una columna, indirectamente remueve la piedra superpuesta (a la misma). Y de este modo el pecado del primer padre es la causa de la muerte y de todos los males de la naturaleza humana […]. Por esto, sustraída esta justicia original por el pecado del primer padre, así como fue vulnerada la naturaleza humana en cuanto al alma por el desorden de sus potencias […], así también se hizo corruptible por el desorden el cuerpo mismo. Mas la sustracción de la justicia original tiene razón de castigo, como también la sustracción de la gracia. Por consiguiente, la muerte y todos los males corporales consecuentes son ciertos castigos del pecado original. Y aunque estos males no fueran intentados por el pecador, sin embargo, han sido ordenados por la justicia de Dios, que castiga [por el pecado]. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, I-II, q. 85, a. 5)





Más info   


Copyright  



Aviso legal



Arriba