Más info Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Ver en versión no móvil
Índice de conceptos católicos
El Sr. Bergoglio dice herejías

El "hacer" y el "no hacer" (ascética y mística)

A menudo, en el camino de crecimiento espiritual, tenemos que pasar primero por la fase de hacer y luego entrar en la de no hacer. Pero realmente son dos actividades que podemos / tenemos que hacer simultáneamente.

Como los escultores que pican la piedra (hacen) y al mismo tiempo ven (no hacer) qué forma va tomando y si es preciso seguir martilleando o no.

Podrían también llamarse ascética y mística, dar y recibir, activa y pasiva, masculina y femenina o yang e yin.

HACER (activo)

Es todo el trabajo que tenemos que hacer para comportarnos bien y librarnos de vicios y frivolidades:

- Recordar los pecados que conocemos (pasados) y buscar los que no somos todavía conscientes.
- Frenar nuestras malas tendencias (ahora)
- Estudiar para comportarnos mejor (futuro)
- Forzarnos a hacer buenas obras
- Hacer limpieza de vicios y trastos perjudiciales: guardar o tirar la televisión, usar un móvil no complicado,...
- Hacer penitencia, rezar,...

Es un trabajo de depuración y de no nueva acumulación de pecados.

Haciendo todo esto seremos muy buenas personas, pero perfectamente aburridas, faltas del fuego y la locura que la gracia de Dios da cuando dejamos que nos penetre ampliamente, nos de fuerza y dirija.

NO HACER (pasivo)

Es un abrirnos, pasivamente, a recibir la gracia de Dios.

(Si estamos todo el día haciendo, no tenemos tiempo para estar disponibles, a la escucha de ocurrencias, inspiraciones geniales)

Es usar todo nuestro entendimiento, voluntad y energía, y, una vez usados todo lo que debemos, entregarnos tranquila y confiadamente a la voluntad divina.

"La batalla es nuestra, la victoria de Dios" Santa Juana de Arco

Dejar de escondernos de Dios, como en (Gén 3,8; 4,14), creyendo que así Dios no verá nuestras malas obras (Jn 3,20)

«Dios quiere darte la gracia de que hagas más oración», «todo buen don y todo regalo perfecto viene de arriba, desciende del Padre de las luces» «Recibir, más me parece a mí eso, que no dar nosotros nada» (Santa Teresa. Vida 11,13).

Es en este estado entrega como pasan por nosotros los dones sobrenaturales.

El hoponopono (el verdadero), o el hansei son también no hacer, pues son confesiones, reconocimiento de pecados, apartar obstáculos a la gracia de Dios.

«No hay alma en este camino tan gigante que no haya menester muchas veces de tornar a ser niño y a mamar -y esto jamás se olvide, quizá lo diré más veces, pues importa mucho-, porque no hay estado de oración tan subido, que muchas veces no sea necesario tornar al principio» (Santa Teresa. Vida 13,15).

(No hay estado de no-hacer que pueda prescindir del hacer: ritos, oraciones,...)

"Los limpios de corazón

han hecho limpieza de sus pecados, de sus deseos y miedos (hacer)

verán a Dios" Mt 5,8

recibirán (no-hacer) la visión de Dios, la gracia de Dios





Más info   


Copyright  



Aviso legal



Arriba