Más info Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Ver en versión no móvil
Índice de temas católicos
El (anti) papa Francisco dice herejías

La vida como un irnos haciendo semejantes a los bienaventurados del cielo o los condenados del infierno

Cada camino lleva a un sitio

Si sabemos por qué camino vamos sabemos hacia dónde nos dirijimos.

Si nuestra vida es cada vez más parecida a la de Jesucristo: hacemos lo que él haría en nuestro lugar, hablar como él hablaría, callar como él callaría,... pues iremos al cielo después de morir. (Aquí vimos cómo asemejarnos a JC)

Si hemos rechazado lo anterior, pues iremos al infierno.

(En el juicio particular cuando nos morimos explicamos esto).

Fundamento de lo anterior

En la vida en la tierra estamos habitualmente en un "estado de conciencia disminuída", en el que somos muy poco conscientes de nuestras convicciones básicas, de nuestros pensamientos de fondo, de nuestros sentimientos más habituales.

Expresamos nuestras convicciones más básicas cuando describimos el mundo en pocas palabras:

Por ejemplo:

  • Lo vemos como una oportunidad para amar
  • Lo vemos como una lucha con los demás
  • Lo vemos con temor contínuo a todo y todos
  • Lo vemos como una oportunidad para nuestros vicios
  • ....
El resultado del juicio particular es una consecuencia completamente lógica de nuestras convicciones principales al morirnos.

Al morirnos sencillamente nos despojamos de un cuerpo que nos embotaba la sensibilidad.

Al morirnos despertamos a nuestra realidad verdadera, percibimos agudamente nuestros pensamientos.
(Entre otras cosas, porque no nos queda otra cosa: no tenemos un cuerpo o una vida alrededor que distraiga nuestra atención)

Así, nos dirigimos naturalmente al sitio que corresponde con nuestra situación:

  • al sitio del odio si es eso lo que teníamos en nuestra vida y mantuvimos hasta la muerte.
  • al sitio del amor si es lo que practicamos hasta la muerte
Al morir dejamos de poder cambiar por nuestra propia voluntad. Nosotros, nuestros pensamientos se quedan "congelados" en el tipo de pensamientos que teníamos. Ya no podemos controlarlos como hacíamos en la tierra.



Más info   


Copyright  



Aviso legal



Arriba