Más info Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
Ver en versión no móvil
El Sr. Bergoglio dice herejías

Blas de Lezo

Empezando como soldado, llegó a alto cargo en el ejército.

En la batalla de Gibraltar, en 1704, le amputaron su pierna izquierda hasta la rodilla por un cañonazo. Sin anestesia y sin expresar dolor.

En 1707 perdió su ojo izquierdo luchando cerca de Toulon.

Después perdió su brazo derecho por una explosión.

A pesar de cada una de las mutilaciones, en vez de retirarse, siguió luchando en primera fila, junto a sus soldados.

Sus enemigos le llamaban "medio hombre".

En su última batalla, consiguió vencer a un enemigo mucho más numeroso en Cartagena de Indias. Murió poco después por las heridas del combate.

No usaba parche para ocultar su herida del ojo y que cualquiera pudiera verla.


Más info   


Copyright  



Aviso legal



Arriba