Ir a versión        
móvil                 
Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
El (anti) papa Francisco dice herejías

Qué distribución Linux usar y en qué hardware

Desde la aparición del Raspberry Pi 2 (y mucho más del Pi 3), lo que sigue ha dejado de tener sentido por lo explicado aquí.

Hasta hace unos años el más popular era Ubuntu. Ahora también se usa Mint. (Ubuntu da muchos problemas. Mint, hace unos años daba menos problemas pero últimamente -2016- hay cada vez más problemas).

Vaya a la web de Mint.

Bien, uso Mint. ¿Qué Mint? Porque hay varios.

Todos los Mint permiten utilizar más o menos los mismos programas, pero con diferencias en la forma de utilizarlos.

Para probar un Mint tendrá que elegir exactamente cuál probar: tendrá que hacer 3 elecciones:

La 1ª es escoger entre 3 diferentes apariencias o estéticas:

La 2ª elección es la versión. Es decir, hay un Mint Mate 13, 17,...

Lo mejor es escoger la más antigua que sea LTS. (Ahora la 13).

LTS quiere decir que la gente de Mint va a proporcionarle actualizaciones de todo tipo durante más años (5). Las otras versiones que no son LTS tienen el último grito en programas pero no están tan probadas como las LTS.
Tampoco conviene usar las LTS recién salidas porque tienen más problemas.
La 3ª y última cosa que tendrá que escoger es entre 32 y 64 bits.

32 si tiene una computadora muy vieja y 64 si es más nueva.
Ante la duda, escoja la de 32 bit, que le funcionará aunque su computadora sea de 64 bit.

Si tiene una computadora muy vieja quizá le convenga más usar Xubuntu o Lubuntu. Si tiene especial interés en usar sólo software libre, su distro es Trisquel.

¿Qué hardware usar?

El principal problema que hay con GNU/Linux es que frecuentemente no sabe usar alguno de los componentes de hardware que tenemos en nuestra computadora, tanto más probable cuanto más nueva sea.

Esto es porque los fabricantes de hardware se aseguran que funcione principalmente con el sistema operativo Ventanas. Algunos ya atienden también a Linux, pero no todos o años después.

Lo básico funciona siempre bien: la pantalla, el teclado, el ratón, la red. A partir de aquí todo puede no funcionar: sonido, suspensión, monitor externo en portátiles,...
Por ello, antes de decidirnos a usar una versión, debemos comprobar que TODO lo que consideramos imprescindible funcione.

Igualmente, cuando renovemos la versión del sistema operativo también tenemos que probar que TODO (y más) de lo que necesitamos funciona.
Lo normal es que en cada versión haya algunas cosas que funcionan mejor y otras que dejan de funcionar (No cambiar de versión si no es imprescindible: "Virgencita, virgencita, que me quede como estoy")

Esta revisión tendrá que hacerla cada vez de que cambie de versión, por lo que es muy recomendable cambiar lo menos posible, es decir, usar las versiones LTS y mantenernos en ella todo lo posible y no hacer ninguna actualización ("Lo que funciona, mejor no lo toques") . (No siempre lo más nuevo es mejor Gnome 3 mucho peor que Gnome 2).

Es decir, que para evitar problemas debemos:

  1. No usar equipos muy modernos.
  2. Reducir al mínimo las exigencias en cuanto a hardware que vamos a usar: Ni esperar que funcione el lector de huellas digitales, ni lectores de tarjetas SD que no vamos a usar nunca (aunque suelen funcionar), etc.
  3. Cuando compremos periféricos (impresoras, teclados, etc.) asegurarnos que funcionan en Linux o que no hay que instalar ningún driver (son de conectar y funcionar).


Ir a versión        
móvil                 
Copyright   Aviso legal Arriba