Ir a versión        
móvil                 
Ecomercado.es
Las cosas de salud, bien sencillas
El (anti) papa Francisco dice herejías

Comparación del azúcar refinado (blanco), moreno, mascabado y panela (piloncillo)

Hay gente que dice que lo que sale de las fábricas son productos químicos, y que eso no puede ser un alimento.

¿Qué sale de fábricas?: pues el azúcar, la sal refinada, la fructosa,...

(La fructosa no se fabrica a partir de fruta, sino a partir de maíz)

La comprobación es la experiencia:

Deje por un tiempo el azúcar y todos los productos que lo contienen (ya diga azúcar como sacarosa, glucosa, dextrosa, fructosa,...). Se sorprenderá de encontrarlo en casi todos los productos elaborados (en México, por ejemplo, casi todos el pan que venden en supermercados lleva azúcar).

Observe los resultados.

En el comportamiento de sus hijos, en cómo es la regla (menos dolorosa), el acné,...

Si se convence de lo beneficioso que es librarse del azúcar y decide dejar de tomarlo completamente, recuerde lo beneficioso que es romper de vez en cuando nuestras determinaciones, y de vez en cuando, darnos un capricho y tomar algo azucarado.
Podemos aprovechar cuando vamos a ver a nuestra abuelita que nos ha preparado una tarta con mucho azúcar y mucho cariño. En esos casos, no sólo tomamos un trozo, sino que repetimos.

Entre todo lo que conviene dejar de tomar en forma refinada: (harina, arroz, sal, aceite,...) los más importantes con diferencia son el azúcar y la sal refinada.

Es relativamente sencillo encontrar harina y arroz integral, sal marina,... y durante miles de años los hemos tomado.

No así el azúcar:

Y ninguna religión nos pudo advertir porque no existía en tiempos de Buda, Cristo o Mahoma.

Tampoco en tiempos de los padres de la medicina: Galeno (siglo I a.C.), Hipócrates (siglo V a.C.), Paracelso (Suiza, en el siglo XVI), porque no ha sido un producto común hasta que los persas lo empezaron a elaborar hacia el siglo VII.
Y no ha sido tan refinado (blanco) hasta principios del siglo XIX.

No por nada países como Singapur han prohibido la venta de bebidas azucaradas en sus colegios.

Puede sustituir el sabor azucarado por miel de calidad, uvas pasas, plátanos fritos o dátiles (mates, sin bañar con jarabe de glucosa).

Más fácil todavía:

Puede utilizar 'panela', 'piloncillo', que es el jugo deshidratado de la caña de azúcar, sin más tratamiento. Se puede adquirir en dos presentaciones: como polvo o como 'tableta de turrón'. (En el segundo caso hay que disolverlo metiéndolo unas horas en agua). Tiene color marrón oscuro.
Se encuentra en la zona de comida mexicana del establecimiento comercial más conocido de España o en España en las tiendas de comida latina. Precio aprox. 1,5 euros por tableta de medio kilo.
En México se encuentra fácilmente y es más barato que el azúcar refinado.

Análisis comparativo de la composición del azúcar refinado, moscabado y panela:
Comparativa de azucar refinado mascabao y panela
Documento fuente aquí.

Objeciones

"Pues yo tomo azúcar y no me pasa nada"

  • Que yo no note nada no quiere decir que no esté perjudicando al cuerpo.

  • Puede que yo sea joven o fuerte y pueda agredir a mi cuerpo y soportar el golpe.

  • Puede que yo tenga dolencias que no crea que estén relacionadas con el azúcar, pero generalmente el azúcar las facilita.

  • Puede que yo tenga dolencias que considere 'normales para mi edad': quizá vea como 'normal' enfermar cada vez más con la edad.

"Si en la sangre tenemos glucosa (un tipo de azúcar), no será tan malo comer azúcar"

Dentro del motor de un automóvil se producen 20 explosiones por segundo. El motor está hecho para aprovechar la fuerza de estas pequeñas y numerosas explosiones. Y transmite la fuerza de estas explosiones a las ruedas.
Si encendemos un montón de petardos dentro del coche o fuera de él, o le tiramos cartuchos de dinamita, eso no servirá para que se mueva, sólo lo destrozará, porque el motor del coche no está preparado para aprovechar la fuerza de esas explosiones.
Lo mismo pasa con el azúcar. Podemos comer la glucosa que trae una fruta, o nuestro estómago puede convertir nueces en glucosa cuando lo digiere. Nuestro cuerpo está hecho para trabajar así.
Pero no podemos alimentarlo con productos químicos, pues no está preparado para ellos.
(llamamos productos químicos son que han sido elaborados con grandes temperaturas, o utilizando otros productos químicos en su elaboración).

"Los refrescos tienen la misma composición química que la fruta: agua, azúcares y algo más que le da el color. No pueden ser tan malos"

Estamos habituados / resignados a beber refrescos en vez de zumos de fruta natural.
Pero, ¿qué diríamos si, cenando en un restaurante nos trajeran, en vez de una botella de vino, una botella con una mezcla de agua, alcohol y colorantes, fabricada en una industria?
El camarero nos podía decir lo mismo: ¿qué es el vino, más que agua, alcohol y unas sustancias que le dan color?
¿Por qué no aceptamos un vino artificial, hecho en una industria y sí un refresco?

Bibliografía

Sugar Blues. (está en español)

Es el libro clásico de este tema.
Ameno, explica cómo todas las epidemias se han producido entre gente que tomaba alimentos refinados: en las ciudades, en los buques de guerra y expedicionarios; no en el campo, entre la gente pobre.
Explica la historia del azúcar y cómo fué una importante fuente de impuestos.
Es un libro difícil de encontrar en librerías. Puede conseguirlo en formato electrónico en internet.(en español o también en inglés)

Enlaces

jimzall.mx.tripod.com/AZUCAR


En memoria y agradecimiento a D. Manuel Gabarró Frau, por quien descubrimos lo que verdaderamente es el azúcar y el libro Sugar Blues.


Para ayudar a reequilibrar el cuerpo de los daños causados por el azúcar, puede tomar agua de mar, como se explica en el libro "Beber agua de mar". Pueden descargarse los primeros capítulos y ver un vídeo de presentación.

Libro Beber agua de mar



Ir a versión        
móvil                 
Copyright   Aviso legal Arriba