Más
info
El (anti) papa Francisco trabaja para el Demonio

Cuento de un chino

Eráse una vez un chino que tenía un caballo.

Un día se le escapó el caballo.
Los vecinos vinieron a compadecerse de él.

El respondió: "no sé".

El caballo volvió con una yegüa que encontró en la montaña.
Los vecinos vinieron a congratularse con él.

El respondió: "no sé".

El primogénito del chino se rompió una pierna al intentar domar la yegüa.
Los vecinos vinieron a compadecerse de él.

El respondió: "no sé".

Estalló la guerra y vinieron los militares a hacer una leva. No se llevaron a su hijo por estar lisiado.
Los vecinos vinieron a congratularse con él.

¿Qué respondió el chino?

Si somos creyentes (nuestra vida está dedicada a Dios, sea cual sea nuestro estado), todas las penas que suframos (hasta las más pequeñas) y las dificultades que (con la gracia de Dios) superemos para continuar viviendo y sirviéndoLe, nos sirven para pagar por nuestros pecados y ganar más mérito para la vida eterna. ¡Gran alegría en cada una!
Copyright  -  Aviso legal      
Arriba