Más
info

Índice de temas religiosos
El (anti) papa Francisco trabaja para el Demonio

Estas páginas son apuntes que pueden contener errores de un servidor y se van mejorando con el tiempo y la gracia de Dios.

Infalibilidad del Papa

Dedicado especialmente para los que dicen que el Sr. Bergoglio, actual usurpador del trono de Pedro, es un papa "malo".

(Los que quieran ir a lo directo y con pocas palabras les baste, pueden ver la nota del final con unos extractos de una bula de un papa verdadero)

La definición

El Concilio Vaticano I, en 1870, declaró:

"El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables." (Constitución dogmática Pastor Aeternus, Cap 4)

Análisis detallado

“El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es,”

Veamos a la explicación de las condiciones que da el mismo Concilio:

“cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos”

Es decir: siempre que actúa como papa haciendo su trabajo:

- Cuando firma algún documento (encíclica, bula, exhortación apostólica,...)

- Cuando le llaman a dar alguna conferencia porque quieren que el papa les diga algo

“en virtud de su suprema autoridad apostólica define una doctrina de fe o costumbres”

- Cuando nos dice lo que tenemos que creer o no creer

- Cuando nos dice lo que tenemos que hacer o no hacer (no debemos practicar abortos, etc.)

“como que debe ser sostenida por toda la Iglesia”

- Cuando habla de una doctrina de fe o de costumbres diciéndonos que la cumplamos, no cuando habla sobre las circunstancias de la misma (sobre si es conveniente promulgarla o no, sobre si es fácil o difícil de cumplir, etc.),

“posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres”

- Lo que dice es inspiración del Espíritu Santo, palabra de Dios, Verdad (segura).

“Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas irreformables.”

- Lo que dice es definitivo, válido eternamente, como la Verdad, como la palabra de Dios. La Verdad no cambia (cambia el tiempo de cada día, la ropa que conviene que nos pongamos, la “verdad” de cada día, pero no la “Verdad”).

“y no por el consentimiento de la Iglesia”

- Independientemente de que los fieles, curas, obispos o cardenales estén de acuerdo.

- El papa no es “el representante supremo de la Iglesia”, el “presidente elegido”. El papa es el vicario de Cristo, la autoridad de lo que dice viene de Dios, no de la Iglesia.

Tergiversaciones

Alguna gente, inspirada por el demonio, dice que “en muy raras ocasiones el papa habla con esas condiciones, sólo cuando declaró el dogma de la Inmaculada Concepción y en contados casos más”.

De ser cierta esa afirmación, entonces:

- Tendríamos un papa (pastor de nosotros sus ovejas) del que no podríamos fiarnos, pues no sabríamos nunca si decía o no la verdad.

- Si lo que el papa dice no es seguro, entonces ¿de quién debemos fiarnos? ¿de los cardenales? ¿de los obispos? ¿del cura de la parroquia? ¿vamos a fiarnos más de un cura o un cardenal que del papa? ¿vamos a fiarnos sólo de nuestro criterio? Entonces no somos ovejas, no pertenecemos a la Iglesia.

¿Vamos a fiarnos del cura o cardenal que más nos guste? La misma respuesta anterior. Si ponemos nuestro criterio por encima del del papa, pues entonces no pertenecemos a la Iglesia, somos luteranos, estamos camino de la condenación.

- Si lo que dice el papa no es seguro, entonces ¿para qué habla? si puede cambiarlo al día siguiente. ¿Para qué hacerle caso?

- Si lo que dice el papa no es seguro, entonces todo el magisterio de la Iglesia de todos los siglos anteriores, ¿no sirve para nada?

- Nosotros, los hombres, creamos organizaciones con unos fines, y nada impide que al cabo de unos años, quizá con nuevos gestores, se perviertan esos fines, se cambie con mejor o peor voluntad su intención inicial. Pero Dios es dios, y por ello, cuando creó la Iglesia la dotó de una enseñanza infalible en el papa, para que no ocurriera como con las obras humanas y se desviara de la doctrina inicial. Además, así podrá volver “a juzgar a vivos y muertos” de acuerdo con la doctrina que él nos mandó y se mantiene intacta. ¿De qué iba a juzgarnos si hubiera permitido que su doctrina se pervirtiera?

Objeciones

Pero es que el papa dice herejías, besa el Corán, participa en ceremonias judaicas, es rotario.

Como que es imposible que el Espíritu Santo se contradiga, la única solución es que el Espíritu Santo no habla por él, luego ese señor no es papa verdadero.

Consecuencias

Los que dicen que el Sr. Bergoglio es un papa “malo”, es decir, que le reconocen como papa pero le desobedecen, son cismáticos (esa es la definición de cismático: el que desobedece a la autoridad); y por tanto excomulgados.

Nota final

La bula “Quo Primum Tempore” del papa San Pío V dice cositas como (no importa el tema de la bula):

¿No perciben una ligerísima diferencia de estilo con la forma de los escritos del usurpador actual en el Vaticano? Idem el Sr. Ratzinger con su “hermenéutica de la continuidad”, o el Sr. Roncalli con “la puesta al día” (“agiornamento”).

Así hablaba un verdadero vicario de Dios en la tierra. Lo que dice un papa públicamente (en temas de fe y de moral) es infalible, irreformable, palabra de Dios. Si decimos que un papa puede equivocarse, estamos diciendo que S. Pío V escribió esa bula con arrogancia, al ordenar cosas a perpetuidad, sin posibilidad de corrección en tiempos futuros (que Dios nos perdone por decir tamaña blasfemia).

Copyright  -  Aviso legal      
Arriba