Más
info

Si desea ver el menú de informaciones, pulse en "Más info" o use su teléfono en posición apaisada.

Índice de temas religiosos
Francisco es un anti-papa (trabaja para el Demonio)

Palabras y expresiones religiosas poco o mal conocidas

A tener en cuenta cuando se citan en libros de religión (verdaderos, anteriores a 1958, y cuanto más anteriores, mejor).

Además de aquí, hay explicados más extensas en otros artículos: Penitencia, Satisfacer, Odio, Juzgar, Perdonar, Ascetismo, Mística.

Amor de Dios

Decimos "Por el amor de Dios", cuando debería ser “a Dios”.

Los pobres a la puerta de las iglesias nos piden “una limosna por el amor de Dios”, realmente quieren decir: “deme una limosna como muestra del amor que Ud. tiene a Dios”.

La Iglesia nos dice que todas las buenas obras que hacemos, si no las hacemos “por el amor de Dios”, no nos sirven como mérito en el cielo ni como satisfacción de nuestra deuda.

Importa pues, lo digamos como lo digamos, saber lo que significa.

Significado

Todas las obras que hacemos con la intención de hacer la voluntad de Dios, todos los dolores, contratiempos que soportamos con alegría (o al menos sin rechazo) cuando intentamos hacer esas obras, todo esto lo estamos haciendo “por el amor a Dios”.

Ascetismo

Comportamiento imprescindible para una buena vida: abstenernos incluso de los actos lícitos pero que son ocasión de pecado. (Las películas, televisión, vídeos, es la ocasión de peligro más clara).

Caridad

Amar a Dios. (Amar en el sentido de apreciarle sobre todas las cosas: primer mandamiento). En algún caso puntual, evidente por el contexto, puede significar "limosna".

Conocimiento intuitivo (en el cielo)

Ahora lo llamaríamos instintivo, directo.

En el nombre del Padre,...

Decimos para bautizar, para santiguarnos: "En el nombre del Padre, y del hijo, y del Espíritu Santo"

Expresamos nuestra voluntad de actuar según entendemos que lo haría nuestro Dios uno y trino, de ponernos completamente a su servicio en lo que vamos a hacer a continuación,

"En tu nombre, echaré las redes" (Lc 5,5).

"Vimos a uno echando fuera demonios en tu nombre" Mc 9,38.

"Muchos expulsarán demonios en el nombre de Jesús" Mateo 7,21-23

Ojo con invocar el nombre de Dios sin nosotros creer en él:

"Pero también algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, trataron de invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os ordeno por Jesús, a quien Pablo predica. Y siete hijos de un tal Esceva, uno de los principales sacerdotes judíos, eran los que hacían esto. Pero el espíritu malo respondió, y les dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo, pero vosotros, ¿quiénes sois?" Hechos 19,13 .

Es como cuando hablamos en representación de otro, que decimos "hablo en nombre de Fulanito que no ha podido venir".

Esencial - accidental

Esencial es aquello que si se le quita al ser deja de ser ese ser. Accidental es lo contrario. El raciocinio es esencial al hombre, sin él es un animal. Accidental es el color de su piel.

Eternidad

No es un tiempo infinitamente largo "tardó una eternidad en arreglarme el auto", sino un estado sin tiempo, en que todo se ve ocurrir a la vez. Estar fuera del espacio-tiempo habitual: ver todo a la vez independientemente del tiempo y la distancia.

Los viejos "están" más en la eternidad, para ellos 20 años es poco, para un joven de veinte años es toda su vida. Cuantos más años tenemos, más estamos, percibimos, desde la eternidad (por motivos estrictamente biológicos).

Fantasía

Ahora lo llamaríamos imaginación, no es sinónimo de delirio.

Fantasmas

Fantasmas de la imaginación. Uno de los productos intermedios en el proceso del conocimiento, del descubrimiento de la realidad.

Forma

Es lo que hace que un conjunto de materiales de construcción sea una casa y no un montón de escombros. El alma es la forma del hombre, lo que hace que su cuerpo sea un hombre. Cuando el alma abandona el cuerpo al morir, el cuerpo es un conjunto de sustancias sin nada que las mantenga organizadas.

Imaginación

A veces tiene el sentido habitual pero otras veces es una fase del proceso de conocer, que no tiene nada que ver con la habitual.

Mística

Asociada erróneamente con fenómenos extraordinarios. El ascetismo nos dice "lo que hemos de evitar" y la mística "lo que hemos de hacer".

Novísimos

Todo lo relacionado con la muerte, purgatorio, cielo,...

Odio

Su sentido es el de considerar como malo lo malo. Todo lo que sea ir más allá: la malevolencia (desear a otro un mal), no es odio, es eso, maldad, pecado. El odio en sí no es pecado: "odiar el pecado", "odiar lo feo",...

"No siempre odiar es pecado. La doctrina católica enseña que el odio al prójimo es un pecado opuesto directamente a la caridad fraterna y este odio se llama “odio de enemistad” y es siempre pecado mortal. Sin embargo, el llamado “odio de abominación” que recae sobre el prójimo en cuanto que es pecador, perseguidor de la Iglesia o por el mal que nos causa injustamente a nosotros, puede ser recto y legítimo si se detesta, no la persona misma del prójimo, sino lo que hay de malo en ella; pero, si se odia por lo que hay en ella de bueno o por el mal que nos causa justamente a nosotros (v.gr., si se odia al juez que castiga legítimamente al delincuente), se opone a la caridad, y es pecado de suyo grave, a no ser por parvedad de materia o imperfección del acto. No hay pecado alguno en desearle al prójimo algún mal físico, pero bajo la razón de bien moral (v.gr. una enfermedad para que se arrepienta de su mala vida). Tampoco sería pecado alegrarse de la muerte del prójimo que sembraba errores o herejías, perseguía a la Iglesia, etc., con tal que este gozo no redunde en odio hacia la persona misma que causaba aquel mal. La razón es porque odiar lo que de suyo es odiable no es ningún pecado, sino de todo obligatorio cuando se odia según el recto orden de la razón y con el modo y finalidad debida. Sin embargo, hay que estar muy alerta para no pasar del odio de legítima abominación de lo malo al odio de enemistad hacia la persona culpable, lo cual jamás es lícito aunque se trate de un gran pecador, ya que está a tiempo todavía de arrepentirse y salvarse. Solamente los demonios y condenados del infierno se han hecho definitivamente indignos de todo acto de caridad en cualquiera de sus manifestaciones." Teología de la caridad. Royo Marín.

Ofrecer a Dios

Qué es “ofrecer a Dios”, qué podemos ofrecerle.

La ofrenda es el acto o la cosa que presentamos ante Dios en un sacrificio, o de la que nos privamos. Típicamente se quemaba un animal. Los ricos corderos o bueyes y los pobres palomas. Jesucristo cambió esto y ahora el mejor sacrificio que podemos hacer es participar en una misa (casi ya imposible).

Pero también podemos ofrecer a Dios, como sacrificio, muchas más cosas: por ejemplo, las buenas obras que hacemos por amor a Él, por imitarle, por obedecerle, por mostrarle cuánto le amamos.

Estas buenas obras no son sólo las “obras de misericordia” (ayuno, oración y limosna), también sirven otras muchas obras que son neutras en sí mismas (caminar, comer, dormir,...) pero que si las hacemos por amor a Dios nos sirven para ganar méritos para el cielo. Es decir, cuando vamos a ver a un enfermo por amor a Dios, el mero caminar es una obra que podemos ofrecer a Dios (y nos gana méritos para el cielo).

Lo maravilloso es que hay cosas que no son obras que hacemos, sino obras “que nos pasan”, que sufrimos contra nuestra voluntad (alguien nos pisa en el transporte público). Estas obras también podemos ofrecérselas a Dios, ofrecerle nuestro dolor de pie. ¿Cómo? Pues cambiando ese dolor de pie, que es algo feo, negativo, en algo bello y positivo.

No podemos ofrecer a Dios nuestros pecados (el insulto que hemos hecho al prójimo). Es como si lleváramos a la madre de nuestra novia unas flores marchitas, malolientes, que hayamos robado de un jardín,... Eso sería una blasfemia a Dios y un insulto en la tierra.

Pero si que podemos bañar en oro unas flores marchitas y así presentárselas como joya a la madre de nuestra novia que las aceptará encantada.

Igualmente, podemos “bañar en oro” nuestras desgracias, dificultades, sufrimientos, aceptándolos como que han llegado de la mano de Dios (sin cuya voluntad o permiso no cae una hoja seca de un árbol).

Oremus

La oración continua, la guarda del corazón.

Per eudem Cristum dominum nostrum

"Por Jesucristo nuestro señor". Uniendo nuestro acto -u oración- al mérito infinito de un Dios, de la pasión de Jesucristo, pues sin él, nuestros actos no son suficientemente meritorios porque son finitos. Somos como niños que, en brazos de nuestro padre, somos capaces de alcanzar y agarrar la fruta del árbol, pero alcanzamos porque estamos en sus brazos, no sólo porque estiremos las manos.

Perfecto

Adjetivo "perfecto". Algo es tanto más perfecto cuanto más se parece a Dios. Entre las cosas de la misma naturaleza es más perfecto un lápiz largo que uno que le queda poca mina, un bolígrafo que escribe bien a otro que hace manchas. Entre seres diferentes, es más perfecto el inmaterial que el material,...

Profeta

Es el que explica, divulga la religión, no el que da previsiones de futuro.

Protestar

Simplemente declarar. La acepción violenta actual es una modificación que no corresponde a su significado de siempre.

Prudencia

No es precaución, es sabiduría.

Religión

Sólo en singular, pues sólo hay una religión, el resto son falsas religiones, sectas, falsas creencias. Si usamos la palabra en plural, debemos siempre anteponer "falsas", para no causar eventualmente escándalo en el oyente o lector.

Tiene otros sentidos, como una virtud,...

Satisfacer

Pagar una pena, multa, castigo. En nuestro caso: "compensación de la injuria inferida a Dios por el pecado".

Cuando jugando con la pelota, donde no debemos, rompemos el cristal de la ventana del vecino, hemos de:

  1. Arreglar los asuntos terrenos: pedir perdón al vecino y compensarle (esto se llama "restitución").

  2. Arreglar el asunto con Dios: pedirle perdón por desobedecerle jugando donde no debíamos, prometer no volver a hacerlo y pagar un castigo que, de alguna manera, compense la afrenta que le hicimos. Es como cuando llevamos un ramo de flores a nuestra mujer después de haberle ofendido. Creer que no tenemos castigo que pagar (a Dios) es como creer que los fontaneros vienen gratis a repararnos averías. En el mundo visible y en el invisible hay que pagar las reparaciones. La factura en el mundo invisible se llama "pena", y hemos de pagarla aquí o en el purgatorio (si nos libramos del infierno).

Pagamos la pena con oración, ayuno, limosna, indulgencias, obras de misericordia, aceptando sin rechazo las "cruces" de la vida, castigos que nos auto-inflijamos ("mortificaciones"), otras cosas (bendiciones, uso de sacramentales,...)

Separada (alma)

Alma tras la muerte, separada del cuerpo.

Vida activa - vida contemplativa

Vida activa es la que realiza con obras externas nuestro servicio a Dios y la otra con obras internas.

Vida sobrenatural

No es la vida del cielo, ni un tipo de vida extraño, ni reservada a los santos, es una parte de nuestra vida a la que todos tenemos acceso si se lo pedimos a Dios. Sin ella, sin la gracia (santificante) tenemos una vida no completa e humana. Lo "natural" es estar "unido"/"conectado" a Dios. Lo que llaman "natural" es realmente anti-natural, sub-humano y (claramente) un estado peor que las bestias. Quizá, en otros tiempos (en que las sociedades eran religiosas, como en tiempos de S. Tomás de Aquino), podían "permitirse el lujo" de hablar de lo "natural" en el hombre y de lo sobrenatural. Pero creo que es un error, porque es "bajar el listón" de lo normal, de lo exigible, de lo mínimamente deseable. Lo normal, lo mínimamente deseable, es lo que llamaban "sobrenatural": lo que hay por debajo de eso es simplemente muerte, no existencia, no verdad, irrealidad, locura.

La gracia no es algo que se añade al ser completo del hombre, sino la forma en que el hombre es definitivamente él mismo. Mundo y persona. Guardini, p.238

Virtud

Fuerza intertior.

Léxico tomista

Al final de la IIIª parte de la Suma Teológica de Santo Tomás de la B.A.C. (que se encuentra por internet en PDF), hay un "breve léxico tomista", muy útil diccionario de los términos que usa.



Apreciado lector:

El libro que les anuncié sobre el cielo ya está a la venta.

portada libro que haremos en el cielo

Aquí tienen más detalles del libro.

En pocos días (antes del 20 de oct.2021) habrá disponible el PDF completo para descargar libremente.

Sobre el virus, he ordenado las diferentes opciones en este artículo

Nosotros a lo nuestro, a rezar el Rosario (en latín).

Estas páginas son apuntes que pueden contener errores de un servidor y se van mejorando con el tiempo y la gracia de Dios.

Copyright - Aviso legal - Bendita eres Santa María, madre de Dios
Arriba